Subscribe:

Blogroll

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Tú puedes

18 cosas que me dicen:

Yopopolin dijo...

Hola!!
Aqui estoy descubriendo el blog de un cura... interesante apuesta... La verdad es que resulta curioso ver la perspectiva de un siervo de Dios y de la Iglesia, plasmando sus ideas, reflexiones y sentimientos de una vida como otra cualquiera, aqui en la red de redes...

Encantado de que te encante mi blog! es tu casa para cuando quieras pasarte por ella... a mi tambien me veras por aqui!

un saludo!

Eria.. dijo...

Me ha encantado el video, de una forma simpática transmite fuerza. Un acierto si señor.

Mario dijo...

El video está genial... Es un buen mensaje con una puesta en escena maravillosa para su comprensión. Algo así deberían poner en las escuelas para que de pequeños aprendiéramos muchas más cosas.
¿No hay ahora una asignatura nueva que se llama algo de ciudadanía? Este video sería muy bueno.

Lo estás haciendo genial, Lorenzo. Es normal que día a día atraigas a más lectores.
Enhorabuena.

Un abrazo

Alfonso dijo...

Buen vídeo... cuántas veces nos dejamos deslumbrar por lo grande, y no nos damos cuenta que precisamente, la grandeza, está en lo pequeño :)

EGO dijo...

Vaya! Gracias por pasar por mi blog. Me hace ilusion que haya gente de todo tipo. Y un cura no es moco de pavo, jaja!
Echaré un vistazo por aquí en un rato. A ver que tienes que contar.
Ah! lo macabro es solo circunstancial. jeje!
Un saludo

Ana Belio dijo...

Los pequeños detalles hacen la felicidad más grande y complicada a la vez, porque la inmensa mayoría de la gente, no se da cuenta de los pequeños detalles.

Un abrazo.

Matritensis dijo...

Sí, es un buen mensaje y da para pensar pero no siempre es tan sencillo, hay por ahí una panda de (autocensurado) siempre dispuestos a fastidiarte el día y el pensamiento, supongo que en esos casos hay que volver a pensar ¿no?

Saludos

yeray dijo...

Bueno, si da que pensar jejeje sobre todo para los que de vez en cuando perdemos el norte!!

Pues bienvenido a mi blog que cabalga entre playmobiles y fotos de Melilla!!! Espero que te guste y disfrutes jejej!!

Un saludo Yeray

Te tengo que dedicar un post, porque jamás pense que un cura me fuera a escribir, no me disgusta jajaja ahora estoy mas cerca de dios, o por lo menos de uno de los sullos, pero no me lo esperaba!!!

SOMMER dijo...

Excelente video. Me quedo con la idea de que a veces hay que ser un poco loco para alcanzar tus objetivos. La locura, en pequeñas dosis, siempre ayuda.

Abrazos

Angel dijo...

No veo, un cura!
¿O es que estoy como el ciego del evangelio?
En fin! Mi ordenador me condena!
Angel

Marcos dijo...

Quñe gran descubrimiento saber que eres sacerdote!
Seguiré esta blog atentamente.
A ver si un día podemos ahrlar un rato.

www.miscosotas.blogspot.com

El Príncipe. dijo...

Gracias por el video, ha sido muy enriquecedor.
Un abrazo.

Arganor dijo...

La Fe mueve montañas, pero el corazón y el amor se mueve por la fe que depositamos en las demás personas. Todo en el Universo está relacionado, todo, esta causalidad que me hizo un día pasarme por aquí y me ayuda a reflexionar cuando te leo.

Sigue escribiendo hermano.

Un cura dijo...

Perdonad por no haber escrito antes, ya tocaba responder a vuestros mensajes.

Yopopolin, gracias por pasarte, podrás descubrir que el modo de ver las cosas de un cura es uno más, simplemente (qué conste que en este blog hablo yo, personalmente, no hablo en nombre de nadie más que de mi mismo). Espero poder servirte en algo.

Eria, Mario, Alfonso, me alegro de que os guste el video. Espero que os sirva como a mí.

Ego, bienvenido, aquí tienes el blog, espero que te guste algo.

Ana Belio, Yeray, Maritrensis, Sommer, merece la pena siempre tener algún pensamiento positivo de vez en en cuando, ¿verdad?

Angel, a ver si consigues ver el video... hay que ver quedarte cieguito ahora.

Marcos, bienvenido, aquí me tienes, a tu disposición para lo que necesites.

El Príncipe, bienvenido también, me alegro que te guste el video.

Arganor, me alegra mucho que te guste mi blog, espero que realmente te sirva.

Un abrazo a todos.

Anónimo dijo...

hola! hola!..por aca soy nueva...y sigo este bog apartir de otro blog que usted sigue,me encanta decirle, que su pagina es genial, y si es usted cura, por esta vez y perdoneme si soy insensata, pero ¿como se concilia siendo usted cura, con la religiòn de hoy,con el modo en que muchos de nosotros, los jovenes, la atacamos? o en el modo en que esta nos puede traer paz, y, sin ambargo, se encuentren varias expresiones en contra de esta, como concilia usted su devocion para ser tan fuerte y reconocerse como un hombre de fe, un hombre de dios?

digo, me perdonara que habiendo temas tan importantes como este, que usted publico, le pregunte de preguntas tan tipicas, sibn embargo por ahora, creo poder por fin encontrar un remanzo donde expresar estas dudas, por que mas vale preguntar que no hacerlo no cree?
espero me pueda ayudar...
y en el camino recuperr la fe...
por ahora sere anonima...
cobarde tambien soy...
pero espero pronto, dejar de serlo.
muchas gracias y espero no haber sido irrespetuosa.

Un cura dijo...

Bienvenida joven anónima. Gracias por pasar y dejar tu comentario. Me alegro de que te guste mi blog.
Perdona si no he podido responder antes, desde el jueves hasta el domingo me suele ser dificilísimo conectarme, así que hay que tenerme un poco de paciencia.

Puedes preguntar todo lo que quieras, no eres una insensata, me encanta que preguntes y que lo hagas con libertad. Creo, además, que el tema que planteas es realmente importante, y aunque no voy a tener todas las respuestas y no sé si te satisfarán las que dé, voy a intentar responderte y lo haré con gusto.
Yo descubrí mi fe hace muchos años, siendo joven. O mejor dicho, puedo decir que entonces despertó esa fe dormida desde la infancia.
Después de muchas experiencias buenas y malas, en una juventud normal y corriente, capaz de todo tipo de aventuras, como muchas personas descubrí lo que realmente significaba ser cristiano. Descubrí la alegría y la felicidad inmensa de vivir en la presencia de un Dios que por amor se ha hecho hombre y lo ha dado todo.
Ese sigue siendo el motor que anima mi vida: seguir entregándome a todos para que muchos puedan descubrir la grandeza del Evangelio, la grandeza del Amor de Dios y de la Salvación de Cristo que nos da el don de la fraternidad, de la concordia y de la paz.
Eso es algo tan grande que va más allá de todos los ataques que ninguna persona puede hacer. He descubierto hace tiempo que hay tres motivos para la crítica contra la Iglesia:
Una, la más habitual se apoya en el desconocimiento y en la ignorancia. A menudo las cosas de la Iglesia no son más que superficialmente conocidas. Podría darte miles de casos de malas interpretaciones, de desconocimiento de las enseñanzas de la Iglesia. ¡Cuántas veces la fe es desconocida...!
Otra es la crítica resentida y absolutamente visceral de tantas personas que incomprensiblemente y sin motivo odian a la Iglesia, odian la posición crítica que mantenemos ante muchos de los valores que rigen el mundo. Muchas veces esta es la más dolorosa y la más difícil de combatir... es la que los mártires sufrieron y por la que dieron su vida, que es la única respuesta posible. Es el odio a Cristo que ya él mismo experimentó en la Cruz.
La tercera es la más dolorosa sin embargo, porque es la que tiene su origen en nuestros pecados, en nuestros errores. Los que componemos la Iglesia a menudo nos equivocamos y metemos la pata. Muchas veces la hemos metido de manera realmente grave. Es doloroso cuando un sacerdote hace daño, especialmente doloroso para toda la Iglesia y ante esa crítica sólo podemos no podemos pedir más que comprensión para los errores y corrección y perdón para los pecados.
Ante esto, sólo te puedo decir que en mí, el amor de Cristo vence todas las críticas, las incomprensiones, las indiferencias e incluso (lo más difícil) mis propias debilidades, y me impulsa a llegar con esa luz a cada persona. Yo, como tantos, soy creyente, cristiano y cura por el amor de Dios, porque me he sentido llamado por Jesucristo a entregar mi vida en la Iglesia y a todos.
En ello estoy, intentando hacerlo lo mejor posible a pesar de mi debilidad. La fe puede ofrecer la paz, como ninguna otra cosa en este mundo, creo firmemente que la humanidad necesita de Dios, y cada vez más... y junto a los ataques (como dices), junto a nuestros errores y pecados, también hay continuamente brotes de esperanza donde sigo viendo cómo Dios y la humanidad siguen haciendo el bien en esta tierra. Podría poner miles de ejemplos, pequeños y grandes.
Espero haberte contestado algo, si quieres seguiremos en contacto, o por medio del blog o puedes contactarme en mi dirección que tienes en la página principal. Aunque seas anónima y cobarde... seguro que puedes recuperar esa fe maravillosa que sigue latiendo en ti y que es la que te obliga a hacerte y hacerme preguntas.
Ánimo y adelante. Aquí me tienes para lo que necesites. Muchas gracias.

soy+pequeno dijo...

Me flipó me lo llevo a mi estrella ;D

Myriam dijo...

La Fe nos abre las puertas del Amor y juntos avivan la Esperanza. El pecado no es falta de Amor, porque Dios es Amor y siempre está allí llamando a nuestra puerta, el pecado es nuestra falta personal de AMAR, de lo que somos cada uno responsables. Teniendo Fe en Dios, en nosotros y en cada ser humano, podemos enfrentar las crisis personales y sociales, por feas que parezcan y la LUZ nos sacará de nuestras personales "noches oscuras".
Gracias Padre. Hermoso tema para la reflexión, a partir de un sencillo video.