Subscribe:

Blogroll

viernes, 28 de noviembre de 2008

¿Qué tienen que ver El Congo y su guerra conmigo y mi móvil?

Ojalá pudiese ignorar algunos temas, pero creo que es mejor ponerse serio y hablar de este tema, aunque no sea agradable.
Tengo que cambiar el comienzo de esta entrada. Esperaba desde hace tiempo leer algo sobre esto en un blog maravilloso que un amigo bloggero tiene dedicado a África. Hace unos días le dedico un post, y llevó la pregunta por la guerra desde Zaire (El Congo) hasta África entera. Yo voy a permitirme la osadía de echar un vistazo y dedicar unas palabras a ese país y a cada uno de nuestros hermanos que allí sufren y mueren (que sirva también de símbolo de tantas y tantas miradas que ocultamos a tantos conflictos en toda África).
En el corazón de África existe un material llamado coltán (de columbita y tantalita que lo componen). Casi nadie habla de él y a casi nadie parezca preocuparle, pero puede llegar a ser más valioso que el petróleo (ya es conocido como oro gris). Es un superconductor de la electricidad y soporta el calor mejor que cualquier otro material, por lo que se utiliza en la tecnología más puntera.
Resulta que el 80% de las reservas mundiales de coltán están en la República Democrática del Congo, (antes Zaire) país desestabilizado tras años de conflicto fratricida y con una política débil y corrupta. Los países limitrofes se acusan mutuamente, especialmente Ruanda y Uganda ocupan militarmente parte del territorio congoleño y explotan el mineral en negociación con las grandes multinacionales.
El valor de este material es lo único que nos permite comprender por qué hay una guerra en este país desde el 2 de agosto de 1998, sin que nadie en Occidente se escandalice por ello. Millón y pico de refugiados ya se agolpan sin medios para sobrevivir en el Este del Congo. Y esta guerra lleva ya la friolera de dos millones ¡dos millones! de víctimas ante la pasividad y el silencio de la comunidad internacional (-¿Qué pasa en África?- pregunta mi amigo Mario).
Tristemente, un negocio internacional alimenta esta guerra y deja en la pobreza más absoluta a los ciudadanos de uno de los países más ricos del planeta, que trabajan en regimen de semiesclavitud en los complejos mineros congoleses. El último objetivo es dividir el territorio de la República Democrática de Congo en varios estados, facilitando aún más la explotación injusta de los recursos. Lo denunció Mons. Christophe Munzihirwa, arzobispo de Bukavu, que por no callar fue asesinado por el ejército ruandés.
El coltán está en las pantallas planas, en los ordenadores portátiles y en las consolas (como en el año 2000 faltó Coltán la PS2 tardó en salir al mercado), por supuesto también en las estaciones espaciales, los aparatos clínicos y el armamento militar. Pero más de la mitad del coltán va a parar a nuestros teléfonos móviles (con él fabrican componentes AMD, AVX, Epcos, Hitachi, Intel, Kemet, NEC... y lo usan Alcatel, Compaq, Dell, Ericsson, HP, IBM, Lucent, Motorola, Nokia, Siemens...). Sí, en tu móvil como en el mío, desde El Congo.
La prensa occidental no habla de nada de esto. Los políticos y la ONU expresan su “gran preocupación” y miran hacia otro lado. Ni siquiera las organizaciones pacifistas, tan preocupadas de otros conflictos (más llamativos seguramente) parecen preocuparse de los congoleses. Sólo la Iglesia ha intentado gritar una y otra vez contra esta explotación -hace apenas un mes lo hacían los obispos congoleses en Madrid sin que nos enterásemos-.
¿Y tú? ¿Y yo? Seguramente nos sentimos incapaces de hacer algo, tal vez sólo podemos pensarlo dos veces antes de cambiar de móvil, porque tampoco vamos a estar usando el móvil con remordimientos... Ya, es verdad... tal vez, sin coltan yo no estaría escribiendo, ni tú leyendo mi blog.
No sé si podemos cambiarlo, pero sí sé que al menos debemos saberlo. Y hacerlo saber.

19 cosas que me dicen:

El Peregrino Ruso dijo...

Hace pensar esto que has escrito

Mario dijo...

Me parece una información muy valiosa esta que ofreces, y agradezco tu mención a mi humilde blog.
Desde luego, ignoraba todo esto que cuentas. Está claro que son muchos los frentes abiertos y dificil de entenderlos si no se está allí in situ. No dejo de preguntarme que, si hay algo de valor en esas tierras, como Bush no fue para allá todavía.
Me quedan siempre las dudas los enfrentamientos de diferentes etnias (no sólamente en Rep. Dem. del Congo, sino en África en general).
Y también me hago mil veces la misma pregunta de por qué las guerras del África son más silenciadas que las de otros lugares...

Un abrazo.

Eria.. dijo...

Ya se que no es una gran ayuda pero.. tardaré en cambiar a un móvil nuevo.
Besitos varios.

Daniel Mora dijo...

Parece que hay cosas o situaciones, que no podemos cambiar, sin embargo siempre, como usted bien lo señala Padre, podemos hacer algo, y quiza lo primero es conocer bien que es lo que pasa en el Congo. Muy ilustrativo el Post. Dejo este enlace donde se pueden ver algunas cifras sobre la guerra en la RD del Congo.http://www.youtube.com/watch?v=gn-CIo_qpoU

Dios nos bendiga

Arganor dijo...

Hace unos años una amiga mía marchó al Congo de voluntaria, es farmaceútica. Se encontraba en un hospital donde hacía labores de casi todo tipo. Uno de los problemas que me contó es que las mujeres no sabían alimentar bien a sus niños y la mitad de estos estaban desnutridos.

Si las empresas internacionales inviertan en escuelas, en educación, posiblemente este problema se solventara en un futuro cercano. Una mente educada rehusa el arma y resuelve los conflictos con el arma de la palabra, revuelve corazones con las letras y anima a las almas con la suya.

Pero lamentablemente a los niños no les dan un lápiz y un papel, sino un arma que empuñar, un objetivo que derribar o un bien que proteger. A las multinaciones les interesa solamente el dinero que pueden obtener con la sangre de las víctimas de estas guerras, sangre que alimenta nuestras vidas porque somos testigos y culpables de nuestro consumismo.

¿Pero somos realmente culpables de todo esto? ¿Quién es culpable? quien lo hace o quien lo permite.

No lo sé. Lo que si sé es que el mundo es injusto y que un grano no hace granero pero ayuda al compañero.

Siempre he sido de la práctica de reutilizar, de recuperar, de aprovechar la tecnología y no gastar por gastar... es todo cuestión de mi educación, ¿pero como podemos luchar unos pocos contra tantos miles de devotos y fieles consumistas? si yo tuviera la respuesta no estaría aquí escribiendo, estaría actuando. Escuchar, ver, juzgar y actuar.

No sé que es peor, el haber leído esto hoy aquí y no haberlo sabido antes o que no pueda mucho a mi alrededor.

Saludos.

María dijo...

Me ha llamado la atención el título y por eso entré a visitar tu blog, voy a ojearlo con tu permiso.

Saludos.

María dijo...

Acabo de leer al lado izquierdo de tu blog, y por lo que veo eres cura, encantada de visitar tu blog, es la primera vez que me cruzo con un blog de un cura, pero eres igual persona con sentimientos que los demás.

Anónimo dijo...

Gracias por hablar de ello.
Un humanitario desde Goma, RDC.

http://stopthewarinnorthkivu.wordpress.com

Luzzy Duran dijo...

La verdad es que no tenia idea de eso, tal vez como muchos, vivo en mi burbuja preocupandome por mis tormentas en pequeñas gotas de agua, sin darme cuenta que hay seres humanos que la llevan mucho mas dificil que yo, hace que entres en conciencia y lo admito, me declaro completamente ignorante respecto de lo q sucede en el congo pero no por ello significa de tomare indiferencia.

Jassy dijo...

Tienes razón es muy importante ahcerlo saber, conosco gente que " colecciona" moviles. Hay que saber dosificar las cosas y tener en cuenta cual es el precio que se paga por ellas en realidad
Beso!

Anónimo dijo...

hola! hola!..por aca soy nueva...y sigo este bog apartir de otro blog que usted sigue,me encanta decirle, que su pagina es genial, y si es usted cura, por esta vez y perdoneme si soy insensata, pero ¿como se concilia siendo usted cura, con la religiòn de hoy,con el modo en que muchos de nosotros, los jovenes, la atacamos? o en el modo en que esta nos puede traer paz, y, sin ambargo, se encuentren varias expresiones en contra de esta, como concilia usted su devocion para ser tan fuerte y reconocerse como un hombre de fe, un hombre de dios?

digo, me perdonara que habiendo temas tan importantes como este, que usted publico, le pregunte de preguntas tan tipicas, sibn embargo por ahora, creo poder por fin encontrar un remanzo donde expresar estas dudas, por que mas vale preguntar que no hacerlo no cree?
espero me pueda ayudar...
y en el camino recuperr la fe...
por ahora sere anonima...
cobarde tambien soy...
pero espero pronto, dejar de serlo.
muchas gracias y espero no haber sido irrespetuosa.

28 de noviembre de 2008 20:47
YA HABIA POSTEADO ESTO COMO VE USTED, SIN AMBARGO NO ME FIJE Y LO DEJE EN OTRO POST ANTIGUO..ASI QUE ACA ESTOY ( ESTUDIANDO) PERO TAMNIEN DEJANDO PARA MI MUNDO EGOISTA PREGUNTAS FUNDAMENTALES...
OJALA NO LO FUESE TANTO...
¿COMOPODEMOS AYUDAR A O
TROS? A NUESTRO PROJIMO?

Arganor dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Un cura dijo...

Vaya, me ha sorprendido la avalancha de comentarios. La agradezco y me alegra ver que teneis un corazón grande y preocupado.

Peregrino, no está mal que de vez en cuando nos paremos a pensar en estas cosas. Gracias.

Eria, ninguna ayuda es poca. Así que no lo dudes. Gracias por tu comentario.

Mario, me alegro de que puedas conocer también más sobre esta realidad. La mención a tu blog era obligada hablando de África. Los problemas africanos son siempre complejos y difíciles de analizar, no podemos simplificar, como bien sabes. Gracias.

Daniel Mora, gracias por tu aportación y por ofrecernos el video. Siempre podemos hacer algo. Como dice Arganor, un grano no hace granero pero ayuda al compañero. Gracias.

Arganor, gracias por ese testimonio. Ya ves que hasta te copio la moraleja. Estoy totalmente de acuerdo con el planteamiento que haces, la educación es fundamental, la lucha contra esas injusticias, es fundamental... Pero creo que aún hay problema más básicos. Hay problemas de injusticias que no permiten ningún tipo de intervención. Los niños esclavos de las minas de coltán no tienen la oportunidad de ser formados. Esa es la denuncia que muchos misioneros que luchan por esa educación y no consiguen hacerla llegar a ellos. Gracias.

María, sé bienvenida al blog, siempre tienes permiso para ojear lo que quieras en este blog, que está abierto a todos. Bienvenida y gracias.

Querido anónimo humanitario desde Goma, ya lo decía, intentemos al menos no cerrar los ojos. Así lo recomiendas también en el blog que nos has enlazado. Muy interesante, por cierto. Ánimo y gracias a ti, por tu esfuerzo en Goma. Y también por tu visita y tu comentario en este blog.

Luzzy Duran, lo de vivir en una burbuja pasa a menudo. Creo que abrir los ojos al mundo supone muchas veces darnos cuenta de lo afortunados que somos. Gracias.

Jassy, cada pequeño esfuerzo siempre es importante. Gracias.

Joven anónima, a las primeras preguntas las respondo en el otro post. A las segundas, podemos ayudar en este mundo, sí. Comprometiéndonos, ofreciéndonos y sabiendo que cada pequeño esfuerzo basta, que lo poco que podamos dar para mejorar el mundo lo mejorará un poco (y que lo poco que no hagamos se quedará sin hacer). Gracias por tu visita y tus preguntas. En el otro post te respondo al resto de las cosas, para no desviar aquí la conversación de un tema tan importante.

Un abrazo a todos.

Jerusalem dijo...

Lorenzo ¿Crees realmente que si no utilizaramos el móvil se solucionaria la guerra? Creo que no, el problema es que donde debemos de verdad atacar de verdad es un conflicto de etnias diferentes: (Una guerra tribal)Los Tutsis y los hutus entre otras...
Habría que pensar en que tienen un gobierno que están esclavizando a sus propios habitantes por las migajas que le dan las multinacionales.

María dijo...

Muchas gracias a tí y estás invitado a mi blog para que, cuando quieras, puedas visitarme, yo volveré al tuyo, porque me encanta descubrir nuevos mundos.

Un beso.

Un cura dijo...

Jerusalem, gracias por tu aportación. Yo no creo que debamos dejar de utilizar los móviles, ni he dicho nada parecido. Eso sí, no termino de comprender porqué nosotros tenemos el móvil y ellos el pico para construírnoslo y porqué ese abismo parece insalvable. Creo en un desarrollo sostenible, creo en la justicia y creo que se puede alcanzar, como tantas cosas en las que nuestra humanidad sigue creciendo (veanse las actitudes ante la esclavitud, la mujer o la pena de muerte..., por ejemplo). El problema no es exclusivamente un conflicto étnico y es de justicia denunciar lo que está ocurriendo. Esas diferencias étnicas las potencia nuestro occidente. El empeño político de dividir El Congo favorece a nuestro Norte y no a los habitantes del país. Las armas se las vendemos los franceses y los españoles, con gran provecho económico y sin ningún escrúpulo pacifista, por cierto...
Son realidades que a menudo preferimos ignorar. Creo que la responsabilidad no es suya, al menos no exclusivamente. Cuando dos pelean y el tercero gana... habría que preguntarse quién provoca o azuza la pelea. El tirano no es sólo el que oprime al pueblo, es también el que se aprovecha de esa opresión.
Es verdad que podremos hacer poco, pero también lo es que lo poco que podamos hacer cuenta. Al menos, creo que es mejor no justificar la situación, y saber que esto hay que cambiarlo. Es lo único que he pretendido, si además podemos hacer algo, aunque sea intentar ser más austeros, pues genial... ¿no?
Me alegra que sigas viniendo por aquí y que dejes tu comentario. Muchas gracias. Un saludo.

Ana Belio dijo...

Pues yo tampoco lo sabía y agradezco la información.

Quizás este silencio se deba a que en el fondo aún somos racistas, y el color negro se lleva la palma.
Pero lo escondemos detrás de la hipocresía que el ser humano sabe dominar muy bien.

El viernes por la tarde mi hija mayor celebró su cumpleaños en unos cines con sus compañeros, y entre sus amigos hay un niño de Ecuador con la piel muy oscura, casi negra, delante había otro cole con sus tutor.

Empezaron a discutir en idioma infantil y uno de esos niños le dijo al amigo de mi hija...negro asqueroso.
Y el tutor, calló.

Por eso lo he mencionado, es malo que todavía en las generaciones antiguas haya, racismo, machismo, etc, pero la esperanza se me quiebra cuando la veo en las futuras generaciones.

Un saludo.

SOMMER dijo...

Vaya. Desconocía lo del coltán. Otra de tantas...

Claro, así nos va...

Un cura dijo...

Ana Belio, gracias por seguir leyéndome. Llevas razón. Entre las cosas malas que hay por ahí una de las peores es el racismo. Yo hace tiempo que me rebelo incluso con los chistes racistas, y mira... cada vez escucho menos gracias a Dios. No lo había pensado, pero mira, es un pequeño esfuerzo y si consigo que no se cuenten delante de mí, algo es algo... jeje

Sommer, hay tantas cosas que desconocemos, es importante tener los ojos bien abiertos. Gracias.

Un saludo a todos y muchas gracias.